UNA HISTORIA DE AMOR ONLINE, Primera parte.

Lo conocí justo en mí adolescencia, por aquel medio que apenas comenzaba a desarrollarse, el Internet, su nick era: súper, algo ridículo para mi gusto, pero sólo quería hablar con alguien. Aquella noche le mentí le dije que era mayor de edad, cuando apenas levantaba unos metros del suelo. El quedo extasiado con mi voz, con mi personalidad y hasta juro tomar un avión en sus próximas vacaciones para conocerme, si no fuera porque unos días después le conté la verdad, no tenía dieciocho sino catorce, entre malas palabras en ingles y uno que otros sonidos entupidos, me dijo que yo había desbaratado todos sus planes de relación, me dio risa, ni siquiera me conocía, pero supuse que era simplemente la magia del Internet.

Una semana después me llamó, dijo que no le importaba mi edad, que un hombre enamorado esperaba cuanto fuera necesario y así fue, dos años después yo era su negra, entre correspondencia de fotos, llamadas diarias y flores en cada cumpleaño, me hice de cuenta que había conocido a mi gran amor, para no llamarle platónico. Toda mi familia conocía a este chico siete años mayor que yo, estudiaba música en Miami, tenía una personalidad exquisita, sus palabras eran tan inteligentes, no porque estaba enamorada sino porque realmente tenía un cerebro bien ubicado.

Gastaba más en tarjetas de llamadas que lo que yo gastaba en pago de colegio en todo el año. Me encantaba su acento nicaragüense. Todavía tres años después amaba este hombre con locura, claro no fue como el prometió, nunca viajo a República Dominicana, no porque no quisiera sino porque a mi no me interesaba, aunque yo hablaba como toda una adulta, en mi casa era una bebe, iba al colegio, llevaba merienda, tomaba carros públicos y aun hacia y decía lo que mis padre decidían, era imposible que este hombre encantador llegara a mi país a encontrarse con la mujer que amaba y que tuviera que enfrentarse a mi hermosa familia.

Mis padres lo mínimo que iban a hacer era mandarlo a freír espárragos, yo estaba segura que a esa edad yo no mandaba en mis salidas, así que mejor decidí nunca aprobar que Súper viniera hasta unos años después. Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s