COMPLICE DE UN ASESINATO PREMEDITADO: ABORTO

Ayer me contaste sobre la ayuda que le diste a tu súper amigo, como si fuera un logro. Ayudarlo a llevar a su novia a hacerse un aborto. Aunque seguí hablando contigo desde ese instante repudie tanto ser tu amiga. Hoy me levante pensando en que hubiese sido la vida de aquella futura arquitecta o ese futuro ingeniero que tú, tu amigo y aquella (quien pudo ser una futura madre) decidieron quitarle la vida. Los tres son tan cómplices de un asesinato como cualquier otro. Así como dice la canción de Aventura eso no lo perdona Dios. Tal vez porque soy mujer y amo mi condición y sobre todo por ser tan sensible ante el dolor humano estas cosas me golpean fuerte. No se como una mujer puede vivir después de un acto como este, en la vida nada pasa por casualidad y probablemente ese niño era lo que la vida le tenía justo en ese momento. Algo me hace sentir más tranquila y es que todos tenemos quien nos juzgue y recuerde nuestros errores todos los días: nuestra conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s