CUANDO LAS PALABRAS SE ACABAN

Muchas veces me quedaba callada y de cada hora 20 o 25 minutos lo componía nuestro silencio. Lo amaba, pero a veces no tenía nada que decirle. Así fue como me convencí de que estar enamorada significa tolerar el silencio y sentirse a gusto. Cuando el silencio se convierte en un obstáculo y cuando cada cual pregunta ¿Qué te pasa? ¿Por qué no hablas? ¿Estás molesto/a? Es difícil sacar de adentro cuando no te inspira hablar. Pasaron unos meses y ese silencio me enfurecía y cada día me daba cuenta de cuanto cuesta mantener el amor. Hasta en las mejores relaciones se agotan los temas. Todo este preámbulo es porque hace tres días no escribía nada en mi blog, primero por no tener tiempo, segundo por no tener temas. Así es, no sabía de que hablar y de esa misma forma me di cuenta de lo difícil que es querer hablar cuando no se tiene nada que decir.

O peor aun no tener de que escribir cuando tu trabajo es justamente escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s