LUNA, NOCHE Y CERO ALCOHOL


Estaba sentada frente a la playa, a las ocho de la noche, me puse un traje de baño que hacia años no me atrevía a usar, por unas libras de más, esa noche no me importó, me sentí la mujer más feliz del mundo. Andaba con unos buenos amigos. Como siempre la luna al frente, el agua tibia, una bachata muy dominicana sonaba de fondo y yo con la nostalgia que provoca llegar a un lugar así, sólo en compañía de buenos amigos. Entré al agua de inmediato, preferí no seguir la corriente de mis amigos, tomar alcohol hasta que hable la noche. Me bañé sola y a medida que pasaban los minutos hice una regresión a mi vida pasada.

Nunca he aprendido a estar a sola, siempre he estado acompañada, pero en este fin de semana largo por primera vez en mi vida sólo me acompañó mi soledad. Fui a la playa, ví una película en el cine, cené en un restaurante todo esto sin estar en la compañía de un amor. Me sentí feliz, aunque esto parecía muy extraño en mi vida. Siempre le tuve temor a la soledad. Hoy prefiero un año sabático lejos de amores y noches locas, prefiero estar a solas, al menos un tiempo, necesito estar más conmigo misma.

Anuncios

2 Comments

  1. Sabina me dijo que te dijera…

    Algunas veces vuelo
    y otras veces
    me arrastro demasiado a ras del suelo,
    algunas madrugadas me desvelo
    y ando como un gato en celo
    patrullando la ciudad
    en busca de una gatita,
    a esa hora maldita
    en que los bares a punto están de cerrar,
    cuando el alma necesita
    un cuerpo que acariciar.
    Algunas veces vivo
    y otras veces
    la vida se me va con lo que escribo;
    algunas veces busco un adjetivo
    inspirado y posesivo
    que te arañe el corazón;
    luego arrojo mi mensaje,
    se lo lleva de equipaje
    una botella…, al mar de tu incomprensión.
    No quiero hacerte chantaje,
    sólo quiero regalarte una canción.
    Y algunas veces suelo recostar
    mi cabeza en el hombro de la luna
    y le hablo de esa amante inoportuna
    que se llama soledad.
    Algunas veces gano
    y otras veces
    pongo un circo y me crecen los enanos;
    algunas veces doy con un gusano
    en la fruta del manzano
    prohibido del padre Adán;
    o duermo y dejo la puerta
    de mi habitación abierta
    por si acaso se te ocurre regresar;

  2. Comenzando porque amo a Joaquin Sabina, me encanta su musica. Gracias por este comentario, con el me dieron ganas de volver a ese mismo lugar donde inspire este post, con musica de Sabina, y una buena conversación con alguien que sepa escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s