Y SIN EMBARGO

Mientras ella soñaba con su eterno amor, él recorría las calles de aquel viejo pueblo y calentaba su cuerpo con cualquier mujer de sangre dulce. Nadie mejor que él para encender cualquier cuerpo sediento de amor. No era hermoso, pero si mentiroso. Todos le conocían por su capacidad de seducción, así como el bohemio que dibuja Sabina en sus canciones. No era buen amante, pero era atractivo entre las mujeres, tenía un no se que, era tal vez su encantó, ese que nunca nadie puedo descifrar. Siempre pensó en ser un don Juan, pero se llamaba José. Así le llamaban en el pueblo cuando pocos se atrevían a hablar de aquel moreno de encanto oculto y potencia desgastada. A nadie le importaba su vida, pero a todos le preocupaba su gracia. Su caminar era peculiar, sus ojos eran saltones y grandes, su cuerpo estaba bien formado, como si algún día su profesión era la construcción, pero no, siempre fue un vago. Eran las mujeres quienes contribuían a la buena vida de este Don nadie. Ella prefería saber que era una entre todas y que él pensaba en ella a veces, aunque sea para pedir dinero, su edad avanzada hacia que ella aceptara todo y prefería ser cuernuda antes que una vieja solitaria.

Un pensamiento en “Y SIN EMBARGO”

  1. Holaaa! no se quien seas, pero a ti, quiero decirte que tienes un gran talento, me encanta como escribes y como te expresas
    wow, yo quisiera llegar a ser algo como tu
    o escribir al menos ja
    solo para felicitarte y pues bueno espero saber algo de ti algun dia 😀
    felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s