SIN GANAS DE HABLAR

Decepción, impotencia, ganas de ir lejos, como quieras llamarlo, pero perder el norte y sentirse perdido es peor que no estar vivo. Me iré a tierra lejana donde me pierda entre la gente, donde no haga falta ser educado ni conocer al vecino, donde nadie pida prestado y donde mis lealtades invisibles no me limiten a ser feliz. Allí estaré muy pronto, donde sólo me importe si vivo o no vivo, si envejezco o muero, si me acostumbro a la soledad o decido aparcar con un ser tan enrevesado o peculiar como yo. Hoy no me interesa mover las caderas, ni hacer el amor para aumentar mi humor, hoy me dan ganas de hacer las maletas para no regresar en mucho tiempo, para conformarme con enviar emails, cartas y obsequios; a veces a tus seres querido le interesa más lo que le des en físico que lo que expreses en afecto. Hoy estoy amarga, insípida y tristemente aburrida de mi realidad, ya sé que vivir sin norte es como comer sin sal. No necesito motivos, sólo necesito un puerto seguro y un mapa  nuevo, la brújula está en mis pies, en mi vista para enfocar la ruta y en  mis ganas para irme lejos.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s