Un adios sin despedida…

Hoy te digo adios sin premuras ni remordimientos. No miento, me siento feliz como si al marcharme representaras una carga que hacia pesada mi espalda. No fuiste hallazgo, sólo un pasatiempo a mi letargo. Sé que me mostrabas como un trofeo, eso fui tu gran logro. Una mujer a quien admirabas, pero sabias que no merecias. La repuesta a mi adios es amor. Cuando no amamos no podemos comprender. Me marcho porque no merezco tu miserable amor, ese que nos ayuda a compensar la soledad, ese mismo que aceptamos por insistencia, que acatamos por no despreciar una vez más tantas muestras de afecto, ese que sólo compensa para quitarte las ganas, pero ya ves me equivoque, mi corazón no late por ti, mucho menos se entera de tu presencia, es frigido ante tus muestras de amor.

Perdón si soy muy fria, pero debo continuar mi búsqueda, quiero llegar no al hombre de mis sueños, pero si al compañero que me merezco.

Anuncios

5 Comments

  1. Gracias me aplica perfecto que lastima que el muy idiota no se haya dado cuenta de cuanto lo llegue a amar en tan poco tiempo y lo que llego a representar en mi vida, y pensar todas las humillaciones y falta de respeto que llegue a soportar por convertirme en la AMANTE aunque fue una historia fascinante, y me quedo con lo bueno de el aprendi de su paciencia de su prudencia y hasta de sus groserias, y sabes que lo sigo amando y siempre sera una persona que ha marcado mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s