OLVIDO

Le di la espalda, después de pronunciar las palabras más crueles antes mencionadas por mis labios. Vi su rostro inclinado y su boca pedir perdón, imaginé cuantas veces perdí por no saber callar, cuantas veces fracasé por no controlar los impulsos de mi boca, y hoy fuiste tu quien me perdiste por decir cosas que un perdón, ni de rodillas, puede sanar. Sí, esa mujer de quien hablas con devoción es hoy una que ha olvidado que existes en el registro civil, que vives, que respiras, que suspiras.

 

De nada han valido esas cartas extensas, esas ganas de perdón formal, esos intentos por buscarme, por obligarme a ceder, a  volver, a olvidar. Pero hoy has probado lo que más dolor provoca perder y darte cuenta que un perdón no sana, no convence, no devuelve el respeto, la admiración, ni el cariño. Has comprobado que lo que duro años se esfumo en instantes. Que rogar no sana, ni provoca olvido.  

3 pensamientos en “OLVIDO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s