23 de octubre.-

 

Hay cosas que las hacemos nuestras, no por compromiso sino por amor. Lo sé, aun no he olvidado que hoy es uno de esos días en que los recuerdos te ponen un poco triste, y quizás sueltes unas lágrimas por aquella sublime mujer. No sé porque desde que te conocí tus anécdotas sobre ella las sentía tan mías, tal vez porque sin saberlo comencé a quererte de la misma forma en que se empieza a amar. Muchas veces me contaste sobre el dolor de perder una madre y sin saberlo me hiciste hacerme más sensible al dolor ajeno. Ayer lo hice como alguien que te quería, hoy te reitero que mi amistad es incondicional, que aquí estoy si necesitas un abrazo o un aliento. Y a ella donde quiera que este le agradezco haberte dado la vida, no sabes cuanto he aprendido después de conocerte, con lecciones, con golpes y hasta lagrimas, pero después de eso me siento más viva.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s