DESIDIA

 

El silencio está allá, le temo, me oculto, desaparezco. Vuelve al mismo punto de partida, intenta asustarme, me escondo y Vuh me atrapa. La madrugada avanza, tengo insomnio, no hay ganas de dormir, no hay pasión por despertar, sólo el compromiso de no caer y seguir activa porque aun vivo. La noche me huele a yodo, no sé, tal vez porque es el olor más repugnante que conozco, ese que me hace sentir en un hospital, o en un lugar de penumbras. Lo sé, a veces te sientes perdida, crees que no sabes a donde vas, pues ahí estoy, en ese mismo lugar que le llaman, no sé como, se me olvido, ya sabes donde vas cuando estas tristes, cuando las musas se van, cuando las ganas se pierden y los deseos son escasos. Sí, donde respirar cuesta, donde el suicidio no existe, donde la conciencia te puncha, donde la realidad te enfrenta. Sí, es ese mismo lugar donde con los pies en la tierra te sientes cansado, con la espalda hecha mierda, el cuello forzado y los ojos pesados.

2 pensamientos en “DESIDIA”

  1. Animoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s