Crónica de una realidad mal contada

280020

Ella siempre fue mi admiración, una mujer joven, hermosa y llena de vida. Llego por que mi tío se la llevo de su casa y desde ese día fue mi tía política, nada que decir, la quería más que a mi tío. Detrás de todos sus pesares, de vivir súper incomoda, de aguantar los cuernos de su marido, también le tocaba andar con la cara llena de moretones, los mismos a los que ella les creaba una historia que nunca parecía ser la realidad. Darle golpes con el paso de los años él lo convirtió en un deporte. Ella siempre me decía que era incapaz de delatar su violencia, el prometía matarla a ella y a sus hijas si decía algo, desde ese día aprendí que la violencia no se calla por ser masoquista y muchos menos por cobarde, se calla por un profundo temor que sólo ella y quienes han sido maltratadas conocen. Nunca me he atrevido a hablar de las mujeres maltratadas, pues cada realidad es distinta. Ese hombre que un día fue mi tío, hoy esta muchos metros bajo tierra, un día decidió suicidarse por que de otra forma serian ellas quienes hubiesen muerto, este es uno de los pocos casos en que la violencia cesa por que es el hombre quien se quita la vida, pudo ser ella o cualquier otra. Nunca más he vuelto a ver un moretón en su cara, pero si mucha tristeza en su alma, el murió de la peor manera, se quito la vida y como dice ella, ese día no hubo golpes, sólo vida.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s