NO SÉ

vino

Anoche pase la noche entera pensado en usted, no sé si sea un disparate femenino, pero no hubo atracción, no hubo nada parecido, sólo quede anonadada con su capacidad de conversar. Llevo mis veinte y tantos años tratando de entender porque nunca aparecía en mi vida al menos un hombre que no fuera un estupido al momento de conversar. Y sin miedo a que me cuenten los del sexo masculino que he conocido, que han sido bastantes,  ninguno me había hecho quedar tan satisfecha en un momento de conversación. No sé si su mentalidad, si su inteligencia o su naturalidad para conversar han llegado por  casualidad o causalidad. No sé si el morbo se impone ante un hombre interesante o si el placer de conversar es capaz de flechar. Usted ha de saber que las mujeres nos deleitamos aun sin la dicha de disfrutar, lo hacemos sólo con pensar. Tenemos una capacidad única de dar la mano para saludar y de inmediato imaginarnos un mundo. Me encantó ser parte del de usted, en mi estrambótica imaginación. De hecho hoy desperté con las musas en punta, y acá estoy. Una mujer debe cuidarse de admirar un hombre, es el primer paso de perder la cabeza por un amor, de hecho no diré que le admiro, pero sin dudas que hay pocos sinónimos para expresarle el deleite que me produjo esa colección de minutos en aquel parqueo, que para mi tenía el sabor de una mesa con velas a orillas del mar y copa en manos de un buen  Merlot.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s