Mientras más aprendemos a sobreproteger a otros más miserable hacemos nuestras vidas. De repente descubres que cuidas de otros mejor que de ti. Que el aprecio te lleva más allá de los límites y de lo que el orden natural aguanta. Esa maldita manía es una característica innata y estupida en mis relaciones de amistad. Muchas veces quiero cuidar del otro, cuando poco importaría sí se jode por sus propios meritos. Y vuelvo y repito esa costumbre de quitarle la piedra del camino a mis queridos, cuando realmente los tropiezos son parte del orden natural. Y mis consejos se vuelven estorbos y mis sugerencia son inservibles sí no van con sus mismos preceptos. Lo entiendo, somos capaces de elegir jodernos, pero no libramos a los demás de cargar con nuestras lágrimas cuando nos equivocamos y tenemos que volver a aceptar que los consejos eran validos y que nunca debiste pasarlos por alto.

 

P.D. Desde hoy no me interesa dar consejos, ni sugerencia, prefiero que cada quien aprenda con sus metidas de pata y aun en medio de la verdad prefiero callar para no estorbar, disculpa querida amiga.

Anuncios

1 Comment

  1. NO CREO QUE ESA SEA LA MEJOR ACTITUD QUE PUEDA TOMAR UNA AMIGA, PK SI NO LA ¨AMISTAD ¨ DEJARIA DE LLAMARSE ASI . Estoy clara que no es para mi, pero estoy dentro del grupo de tu amigas ¨creo¨ y me tomo el atrevimiento de protestar es mas me voy mas lejos haremos una huerga jajajaj, no es de hambre por si acaso jajajajaja. TKM 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s