IRONÍA

1804370_865e290433_m

Éramos perfectos, de verdad nos amábamos. Esa es la frase típica de un amor platónico que nunca se consumió. Amamos, lo damos todo, pero un día la relación fracasa y ese príncipe enlatado se convierte en una bestia que no queremos volver a ver. No entiendo porque las mujeres después de amar sin frenos odiamos sin piedad. Después de vanagloriar a alguno lo aplastamos como a cucaracha. Y ese amor gigante se derrite como helado de chocolate. Ese ser especial deja de serlo y le llamamos basura. Y él que era nuestra brújula luego no llega ni a tapón. Y así nos preguntamos quién tuvo la culpa. Si su carácter, mis celos, los cuernos, el tiempo, la distancia o se acabo el amor. Los motivos son tantos como los porqués.

 

El no es el mismo que conocí, ya sus chistes no me causan gracia. Las discusiones ya no se paran con ¨por favor mi amor¨, y mis enojos no se quitan con un beso. El encanto disminuye y los te amo no saben igual. Tus amigos me agradan menos y tus salidas me enojan más. La admiración se espuma como el buen cuerpo después de los cincuenta. Y con él me  siento más sola que acompañada, y los abrazos hay que pedirlos y los besos robarlos. Y así el amor se desanuda  y él se va a los brazos de otra, que tal vez sea  ella, tú o yo.

 

Anuncios

3 Comments

  1. Hola!!! pasaba a saludarte y decirte que en mi blog te espera algo lindo.
    No nos conocemos desde hace mucho, pero me caes re-bien y me gustaría
    conocerte un poquito más.
    Saludos!!
    andrea.-
    reflejos femeninos.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s