Instinto Femenino

GORDO, GORRDO, GORRRDO

300x250_celulitis-es-mental

Ser gordo se cree que es un capricho, cuando en realidad es una maldita enfermedad. Y los gordos crecen como cualquiera con historias diferentes. Siempre nos tildan de una maña diferente. Vamos creciendo y nos obsesionamos con las calorías, las contamos como bolas en un ábaco. Nos conocen en los gimnasios por la gran cantidad de veces que hemos bajado de peso y regresamos con las mismas libras después de abandonar. En la familia siempre hay mil frases unos dicen que nos dejen comer que después de adolescentes bajaremos de peso, de hechos nos hacemos adultos y ahí estamos con cientos de libras. Conocemos todas las pastillas, dietas y trucos para bajar de peso. Todos creen que somos expertos en hablar de comida. La mayoría nos mira con pena. Y siempre hay alguien que nos recuerda que tenemos un hermoso rostro, pero que el gran defecto es el cuerpo. En los medios, revistas, Internet, radio y TV, nos dedican gran parte de la programación. Muchas veces somos hazme reír de cualquiera.

Muchos afirman que la obesidad esconde siempre un problema psicológico o un conflicto no resuelto. Ya no se encuentra que cosa nueva inventar para hablar de los gordos. De hecho nos toca la palabra más horrible del diccionario GORDO. Cada gordo ha visitado en su vida al menos tres endocrinólogos por no decir que la mitad de los que existen en la ciudad. Abandonan las consultas porque no lograron los resultados y la vergüenza no los deja volver. Y ni hablar de los nutricionistas y expertos de la misma área, tienen las consultas llenas con obesos detrás de formulas secretas. Socialmente se dice que bajar de peso es imposible y es tan repetido que más del 90 por ciento lo cree y no logra bajar de peso. Ser gordo es un esquema que se repite en todos, con el tiempo dejas de ver lo que comes, total ya no importa estas más que obeso. Dejas de usar ropa ajustada y te haces fiel a la ropa ancha que esconde el volumen de tu abdomen. Ya no te miras al espejo, porque en el fondo odias esa imagen que ves. Vives en una contradicción, dice ahora mismo ¨no volveré a comer pizzas¨ y al segundo andas con dos pedazos en las manos. Todos a tu alrededor hablan de enfermedades como el cáncer, ETS, pakinson, Alzheimer, trastornos psicológicos, pero nadie se acuerda de una de las peores enfermedades la obesidad. La ignorancia humana se acrecienta de forma imparable oyes decir que comer toronja tres veces al día te ayudara a bajar de peso, que te tomes un diente de ajo, que compres te verde, que sólo tomes agua con limón y cuando vienes a ver mueres no por ser gordo sino por llevarte de los brutos.

El boca en boca es fatal para quienes desesperados quieren una respuesta a su mal. Todos opinan, pero se olvidan de que cada caso es particular. En la vida de los gordos el lunes no es lunes, es simplemente el día en que comienza la dieta. Creo en cambio de conductas, en hábitos nuevos para cambiar los viejos y en una conciencia clara de que nada llega de repente sino con esfuerzos sobrehumanos y una actitud de cambio. Muchas veces decimos cambiar y de inmediato aparecen quienes nos desaniman con expresiones groseras sobre todas las veces que hemos intentado bajar de peso sin lograrlo. Es difícil pensar que lograras lo que tantas veces intentaste, pero sí se puede yo lo hice una vez, pero cometí el error de todos, me puse en forma y mi mente siguió siendo de gorda.

Hoy he logrado bajar un veinticinco por ciento del total de mi peso, aunque aun faltan muchas, esta vez no hay premio de consolación, aprendí a comer, aprendí a quererme y me di cuenta que eso era lo más importante. Hace años aprendí a hacer ejercicio, hacerme profesional, pero nadie me dijo que tenia que aprender amarme, pero amarme de verdad y eso significaba cuidar mi cuerpo. Amo tanto mi cuerpo que ahora me doy cuenta de que la ansiedad era una excusa barata para volver a mis viejos hábitos. Lo más importante es tener sentido común, desmitificar la obesidad, nada de formulas secretas y de milagros. Es tener amor a tu cuerpo, es alimentar tu autoestima y preguntarte, me gusta lo que veo en el espejo, merezco estar en este cuerpo, soy feliz, me gusta sentirme rechazado, si alguna de las respuesta es un no, no creo que seas un extraño, eres alguien que sabe que puede cambiar y que no necesita un libro de superación personal para que se lo repitan, se trata de enfrentarte a ti mismo y decidirte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s