anécdota Artículo Personal General historia personal Hombres Instinto Femenino Mujeres Vida Vivir Yo

Amor de olvido, que aún recuerdo.

Sabes aun guardo la promesa de que no pude ser la madre de tus hijos, pero puedo ser la abuela de tus nietos.

A penas puedo escuchar el sonido de la lluvia que retumba en mis ventanas de cristal, he apagado las luces para estar en silencio, sin evocarte, llegaste sólo. Tus recuerdos me inundaron como si se tratase de la nostalgia envuelta en velos. Dónde andarás querido amor, no creas que he podido olvidarte. Tampoco he olvidado esos besos que no te di, esos abrazos que aun agobian, ni esos encuentros que guardo sólo para ti. Aun me siento tan tuya, que vuelvo a recordarte a cada instante, aun cuando me calientan unos brazos ajenos. Hay olores, palabras y mañas que aprendí de ti. Te busco en cada fulano de tal que me intenta amar. Pero nadie me hacia sentir dueña del mundo. Donde andarás. Cuándo podré dejar de contar esta historia como un cuento de hadas que no tiene final. Cuándo dejaré de repetir que te amo y que si regresas, por ti lo dejaría todo. Cómo digo que me enseñaste amar. Que después de ti no veo nada. Que cierro los ojos y  te siento. Que he hecho de todo y no encontrado la forma de cerrar este capítulo. Sabes aun guardo la promesa de que no pude ser la madre de tus hijos, pero puedo ser la abuela de tus nietos.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s