No sé…

No sé, sí tener muy claro lo que quieres en una relación puede ser del todo una ventaja. Hace meses definí que es lo que espero en un nueva relación. No me puse como muchas a crear el muñeco, he entendido que eso de armarlo no es más que dar vida a  un mamarracho. Simplemente definí cuales eran mis metas concretas en cuanto a una relación de pareja. Y entre esas cosas redefiní que quiero y que no. Cuales cosas estoy dispuesta a negociar y cuales prefiero no cambiar. Y resulta que ahora podría parecer una mujer extraña. Cada vez que llega un nuevo caballero lo paso por mi detector de hombres afines a mi futura pareja y resulta que si no va a la par con mis expectativas, suelo huir por la izquierda.

Sí, no dejo que pase el tiempo, no me aferro a nada que no este al nivel de mis expectativas. Al menos sé con certeza que esas cosas que no quiero, son precisamente en la que todos estos años me he mantenido. Y creo que haberme equivocado tantas veces me ha enseñado formas y cosas que no se deben aceptar ahora ni después. Quiero en definitiva un hombre que me merezca y a quien yo me merezca.  Que entienda de la misma forma que yo, que una pareja es mucho más que sexo, te amo y te veo. Es sentirse pleno, es entenderse sin palabras, es comunicar con sólo mirar, es no alzar la voz cuando te enojas, es decir te amo y ver en el rostro del otro esa misma palabra sin tener que escucharla.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s