Cuando “ahi abajo” significa vagina

Nuestra sexualidad no debería atarse a los prejuicios. Pero es la verdad que tengo de frente. Y la realidad de miles de mujeres de una generación anterior a la mía. Las mujeres maduras deben de una vez por todas dejar los comportamientos básicos de prejuicios infundados y de ataduras morales, que no hacen más que limitar su disfrute sexual pleno. Cada individuo asume su propio comportamiento y si lo decide puede olvidarse de reglas absurdas que han ido en nuestras espaldas por generaciones.

Mi generación tiene mucho que enseñarles a esas mujeres. Hemos sido criadas con los valores de la independencia, trabajo fuera del hogar, deseos de la relación sexual y  permisos para el erotismo. Preferimos estar solas antes que insatisfechas. Conocemos el justo valor de pedir lo que queremos y entregarnos al placer sin sentir culpas.

Nadie más norma tu intimidad. Hacer conciencia de tu valor y empoderarte de tu disfrute, es una decisión que nadie puede tomar por ti. El placer sexual no siempre debe estar vinculado a lo procreativo, dejemos eso a mentes cerradas. Ir a un sexólogo es una buena opción para ayudarnos, cuando necesitemos aclarar conceptos acerca de lo que queremos a nivel sexual, para saber que rechazamos de los encuentros y aprender de una vez por todas a tener relaciones sanas.

Nuestra sociedad nos etiqueta. La mujer madura sólo se puede enamorar, según colectivo social, gran mentira. Nada mejor que una mujer de la tercera edad que pueda darse el permiso de disfrutar un encuentro sin los problemas de juventud y sin la prisa del albor de los años. No permitiré jamás que alguno limite o condene el erotismo en las mujeres maduras. Levanto mi voz ante aquellas que aun no han subido el tono para pedir placer.

Los hijos somos mezquinos, creemos que nuestras abuelas, madres, tías o amigas maduras, después de pasar los años de procrear, no pueden sentir pasión y erotismo adaptándose a los cambios hormonales.

En nuestras vidas nadie escribe las reglas. No sé si quien me lee en este momento conoce la magnitud de los tabúes con los que cargamos. O si conoce el daño que nos hace estar tan limitados y herméticos ante un tema tan hermoso como el amor y el erotismo. Hoy sólo me tome atribuciones por esas voces silenciosas que son infieles por no gritar que no sienten nada o esas que necesitan un impulso para sentirse dueñas de su cuerpo y saber que tienen una vagina que les puede reconfirmar lo bendecidas que están siendo parte de este género.

4 pensamientos en “Cuando “ahi abajo” significa vagina”

  1. DEBERIA llamarsele la sociedad del ”no”.Siempre recuerdo que mi madre nos decia a mi hermana y a mi, no tengan sexo antes del matrimonio,es malo,no practiquen autoerotismo eso es malo se les sale la vagina hacia afuera,en escena de pelicula o novela donde hubiera sexo mi madre hacia cambio de canal con una cara de vieja con fiebre horrible,ahora esta divorciada de mi padre aprox,quince años,ella solo ve el sexo como asunto de procrear,quince años atras no hay sexo,maridos o lo que sea,no por que segun su criterio ya esta vieja para tales cosas,ya cumplio su mision tiene dos hijas,ya hizo un stop con apenas 48 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s