Duele

Jenny Arévalo

Por: Hilda Arzeno

I

Han vuelto los recuerdos.

Huelen a desierto, a yodo,

a tristeza, a lágrimas, a pura soledad.

Llegan como animal que cabalga, como

dolor de parto, con sabor a carencia, con

pensamientos sucios.

II

Han venido a inflar mis venas,

activar ansiedades, alimentar mis

miedos. Han vuelto a mojar mis parpados,

como ira loca que se despierta sola.

III

No dijiste adiós pero asumiste distancia,

y aunque no regreses, te quedaste presente.

Por que en tu memoria te abrazas y te mantienes

miserable en el recuerdo.

IV

Cuanta soledad, cuanto desear, cuanta ganas de

olvidar. Susurros leprosos llegan a mi cuando te evoco.

Recuerdos, recuerdos que desdoblan mi furia. Sólo eso

pasiones e injurias.

V

Casi se secan los besos que me diste, los guardaba en

mis labios mojados, que ya no resisten la vergüenza del olvido y

 la distancia sin motivo. Tus recuerdos desfiguran mi memoria.

Aún me atrevo amarte aunque las horas mueran, aunque

los recuerdo falten. Contigo lo perdí todo, ya no hay, ni habrá

lo que nunca hubo. Tal vez esta noche  sea sólo

una noche, pero no falta poesía.

2 pensamientos en “Duele”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s