Amor sin sal

Por: Hilda Arzeno

Cuando nos enamoramos todos nuestros sentidos y nuestro nivel de raciocinio se ve afectado. No seré la primera en decir que nada es con reglas cuando el amor se impone. Ni hablar de que las más exigentes somos las primeras en ceder. Soy de esas mujeres que pregonan muchas cosas, pero ante el amor fuerte y latente nos hacemos puré.

Muchas veces juré que exigiría justo a la medida mi disfrute, pero que pasa si con él todo es diferente. No me interesan los aparatajes, me basta posarme unos minutos bajo su brazo derecho. Justo ahí  he encontrado las mejores musas para extasiarme. En realidad lo importante de los encuentros con él no son los orgasmos, ni grandes gemidos y mucho menos mojar mis labios en su mar de furia. No, es menos complicado, me basta su presencia, su olor, esa sonrisa de niño, esa mirada perversa.

Aún con su inmensidad de defectos y mi falta de virtudes, junto a él me siento plena. Lo sé es una relación fallida de esas que no se saca nada más que el simple y puro placer de la compañía. De esas que los orgasmos son en rifas, que los besos son contados y que los buenos encuentros lo determina la suerte. Pero ahí estuve, como muchas otras veces, humillada por sus constantes llamadas aún en medio de los encuentros, aún con su manía de ser desatento, su grosería de ser acelerado y provocar mis gemidos a destiempo. Pero ahí estuve en esa misma anatomía donde he jurado mil veces no volver a posarme.

Cada vez me convenzo de que el amor nos vuelve ciegos. Lo estoy, me he enamorado con un amor inservible, ciego, sordo y deforme. Sobre todo irracional. Pero ante este amor me declaro bruta. No me importa que me deje insatisfecha, sí, porque así lo hace, me deja asquerosamente insatisfecha. Y él lo sabe, su esfuerzo es mediocre, es más creo que es una buena táctica para dejarme con ganas y obligarme a volver. Hasta que pasan unas horas y salgo del trance, vuelvo a ser normal, vuelvo a ser escritora, pero sobre todo me vuelvo critica cruel de mi actitud varonil.

Salí diez minutos después del encuentro pareciera que era cual puta pagada. Y no me importo, simplemente volví a él con ese motivo. No busco afecto, él nunca ha sabido dármelo. Tampoco busco comprensión ese no es una de sus virtudes. Es más ni siquiera busco amor, en cada encuentro trato de olvidar, de borrarme sus marcas con su propio sudor, de quitar sus recuerdos con olvido y tiempo.

Anuncios

7 Comments

  1. creo!! q lo peor es q si, solo con un buen abrazo y dos caricias nos conformamos pero es haci de inutil el corazo cuando el solo por voluntad propia se entrega!!!!

  2. hola de nuevo!! tengo que decir que siempre queremos ser queridas por otro, de manera personal…pero sabes que es lo que pasa….. que no hay confianza y seguridad de que mañana le pose su brazo a otra…por lo que compremonos un vibropower, jeje!!!!! y saldremos con ellos para bailar e ir al cine, jaja…que mala he sido aqui, pero chicas, asi lo pienso…
    PD:cambio de idea si es el principe azul 😉

  3. creo k simplemente llega un momento donde debemos superar estas cosas por que es injusto para nosotras mismas depender de sus caricias, extrañarlas o añorarlas cuando el nisiquiera se acuerda de uno hasta el momento que las ganas le consumen….:S

  4. Leyendo esta entrada, en mi mente ha creado un problema, trando de clasificar este amor”
    * Es una amor maniatico
    * Amor neurotico
    * Amor que le gusta sufrir
    * Amor loco
    pero definitivamente es un “Amor Ciego”

    Está muy bien….

  5. El infinito y eterno del amor no habra de ser agotado jamas. El impone una lucha de consume energias, agota fuerzas, desvanece impetus, deshace penes erectos y seca vaginas humedas. El mismo, en cambio, enercede plataformas pelvicas, sacia de placer indescriptible, encandila dos seres humanos a originalidades no imaginadas, hace descubrir senales y orificos corporales, de esos que no se pensaban eroticos en el manual de los buenos principios y modales afectivos. Felicito a Hilda por su valor y su sinceridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s