Recuerdos Leprosos

I

La noche alucina, tus recuerdos se borran, tu olor ya no se evoca. Minutos que pasan, recuerdos que olvido. La noche, tus besos, ya nada marca senderos. El aire es el mismo, tu rostro es distinto. Música toca el viento en mis sentidos, otras manos dibujan garabatos, al son de las caricias. Las sabanas se arrugan, otras huellas quedan en mi.

II

Otro aliento penetra mis latidos, otros dedos erizan mis poros, otro sudor inunda mi cuerpo. Ya no te recuerdo, no hace falta. Borraste lo que tu bien hacer mantenía en mi memoria. Ha muerto lo que pariste. Ya no hay amor. Recuerdo aquel rostro, hoy eso no es más que una sonrisa demacrada en la tarde sin sentido.

III

Esa que fui y esa que soy ahora no se conocen. Ya no vives ni en la memoria que nunca se pierde. Este es un poema que no mereces. Tuyo es mi silencio. De mi amnesia eterna, de mi desamor, del no soy, del no existes eres dueño.

IV

Hueles a distancia, a frialdad, a olvido. La noche enigmática ya no se acuerda de aquellas noches, ya mi cuerpo borro tu sello, ya ni mi alma conoce el hedor de tu amor.

V

Sonrío altiva, plena y con la mano en movimiento en señal de abandono, a otra ruta, a otra pista, a otros mundos donde el viento no lleve el aroma de tu estiércol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s