Desnudez y Cotidianidad

Google.

Por: Hilda Arzeno

No todas hemos superado aceptar el cuerpo que tenemos tal cual. Algunas aùn mantienen la resistencia. La inseguridad y la duda a veces nos surgen sin importar el tiempo que tengamos con la pareja, ni el gran amor que se pueda sentir. Nos cuestionamos si el atractivo sigue siendo el mismo de hace años. Si él se detiene a mirar nuestra docena de celulitis, nuestras caderas que se ensanchan con los días o nuestra cintura que ya no es tan estrecha. Incluso nos preguntamos si él se ha dado cuenta que ya las depilaciones o rasuradas no son tan estrictas como en el pasado, que ahora el descuido podría rayar en lo normal. Surge también la interrogante de si se habrá dado cuenta que hace tiempo no hemos comprado ropa interior. Habrá notado la flacidez de nuestros senos. Es después de esas preguntas que nos intimidamos y nos ponemos pendiente de esconder nuestro cuerpo, de pedir que se apaguen las luces. Ahora me pregunto alguien come con los ojos cerrados, es absurdo que ocultemos de la vista lo que se percibe con otros sentidos.

La juventud nos hace exigentes con el físico, esas inquietudes nos hacen relajarnos menos y por demás disfrutar a medias. Creo que nuestra escala de valores disminuye con los años, el cariño a veces nos hace olvidarnos de las medidas modelísticas. Disfruto la desnudez y mientras me sienta feliz sin tirarme una sábana para ocultar mis imperfecciones, seré aun más feliz de saber que si no estoy tensa por mis defectos disfrutaré como quiero. Ser sensual nada tiene que ver con medidas, sentirte sexy es una actitud, una decisión. Una mujer segura de su sexualidad es más atractiva para un hombre que una insegura con tremendo cuerpo.

Soy critica cruel de las mujeres que olvidan depilarse, que borran que la ropa interior es como la envoltura de un buen vino, es el primer paso para desearlo. La rutina da un sabor nauseabundo a los encuentros y el descuido mutila las ganas y olvida la cama.

5 pensamientos en “Desnudez y Cotidianidad”

  1. Sólo que deben de hacer esas mujeres es difrutar y dar lo mejor de sí, sin importar como se vean. Lo que vale es como lo hacen no como se ven.
    Esa es ni opinión.

  2. Sinceramente es muy difícil que las mujeres estemos conformes, siempre estamos tratando de quedar bien con nosotras, la sociedad y nuestra pareja, si estamos bien de un lado, buscamos algo que la otra tiene, y que nos falta, y así sucesivamente vamos haciendo infeliz nuestra vida, nunca nos aceptamos, aunque digamos que sí, que si eres flaca, o gorda, alta, o baja, rubia o morena, siempre hay algo que nos hace falta, que queremos, que no tenemos y así hacemos un calvario nuestra vida.
    Saludos, Hilda…
    besitoooss!!

  3. El primer paso es tener un espejo de cuerpo completo, atreverse a contemplarse y disfrutar de esa imagen, de una misma. De eso tan propio y único que es el cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s