Demencia idiota

Por. Hilda Arzeno

Las coincidencias no son elementos aéreos, hasta los susurros del vientos nos pueden dejar mensajes, vivimos tan de prisa que si nos cerraran los ojos en nuestra propia calle y nos pusieran a adivinar dónde estamos tengo la certeza de que no sabríamos, escuchamos muy poco y hablamos demasiado.  Los que más hablamos somos los mismos que le decimos al otro que nunca se calla. Vivimos pisoteando las grandes ideas, los sueños de otros, estamos menos humanos, más egocéntricos y por instantes hasta olvidamos nuestros principios y aquellas ideas por las que maduramos llenos de optimismo, nos convertimos en muñecas de goma, huecas por dentro,  hombres de foam, no me extraña encontrarme de vez en cuando con una pareja que no sabe que busca o con una amiga que se acerca a los 30 y aun sigue muy perdida en que espera de la vida, o alguno que aun después de los 40 no se siente satisfecho de lo que ha hecho, es que hacemos tan poco por nuestra propia vida que no me asombra que contemos con niveles de frustración exorbitantes, que la mayoría de los peatones sea patologizado por un grupo de locos que se hacen llamar psicólogos, en este mundo de mariquitas y origami vemos gente perdida jugando a cambiar su nombre por el de licenciado o en poner en extensos CV carreras que nunca han estudiado, un mundo donde las bonitas consiguen todo lo que se proponen a puros gemidos y donde las feas siguen soñando con príncipes fecales o ideas principescas que vienen de una tía solterona que jamás beso ni un palo, sigo creyendo que el día a día se convierte en la metamorfosis del sapo, que todo es conocido, que los patrones se repiten.

  En esta sociedad moderna la seria es puta, el tímido es perverso, el hombre es mujer y en realidad al maricón le gustan los hombres. Me pregunto si ando perdida en un Paquito de condorito donde las tetas grandes y los traseros inmensos son lo mejor del cuento, no sé si aspiro a ser alguien o si en el camino me vuelva corrupta, puta o más astuta. En estos días es mejor no preguntarme cosas porque en medio de sacerdotes pederastas, de políticos nauseabundo, de funcionarios ladrones, profesionales mediocres, de humanos indecentes también en esa isla de cabrones hay conciencia, algunas que gritan otras que han sido petrificadas, pero de lo que si estoy segura es de que muchos hacemos un paro en el camino y nos preguntamos hasta donde, en que nos hemos convertido, cuando parara la prisa, cuando seremos más humanos y menos cobardes, cuando respetaremos la vida humana, cuando dejaremos de ser tan come mierda al instante de montarnos en una yipeta y avasallar como lo hacen los imberbes, hasta cuando seguiremos destruyendo el mundo…el país…las conciencias…hasta cuando idiotas…hasta cuándo.

Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s