Como el Jazmín…

Y en silencio contemplo la suavidad de tus latidos. Me pierdo en la sensación de quien busca, de quien cede, de quien no quiere perderse, libero los miedos y me permito sentir, como hace años me prohibí. Evocó los sentimientos dormidos, la intuición de los sentidos, los besos mojosos y los abrazos oxidados que creí perdidos, te doy permiso a sentir mi alma, a llevarme del brazo, a sentirme compañera, a olvidar la decencia entre las sábanas, a fusionar los instintos como el Jazmín, con la seriedad de los días y como puta en las noches. No serás ni esbozo de un hombre perfecto, pero eres el que elegí, el que quiero y con el que disfruto las incoherencias de las horas y la demencia de las madrugadas. Viérteme en tu ser a cada instante, créeme tuya sin preguntar. No sé si lo amores sean eternos pero que mientras dure sea pleno. Hay historias que comienzan, hay otras que terminan, pero muchas son eternas porque se llevan en el alma. No seré jamás racional, prefiero sólo decir que cuando la cordura me haga actuar sin dudas que he dejado de amar.

Un pensamiento en “Como el Jazmín…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s