Amores desechables: barquitos de papel

Después de muchas relaciones fallidas me he sentado para identificar que busco en una nueva pareja. Estoy soltera pero no frustrada. Ame la convivencia. Tengo un sano criterio del matrimonio. Y si, creo que los hombres son necesarios en mi vida, no se en la de usted. Me gusta la compañía. Ya entendí que no se puede ser terco para elegir. Que no se puede elegir cuando ya te has enamorado. Si no conociste e identificaste a tiempo terminas mordiendo la carnada y después de ahí las mujeres actuamos como toros no vemos a los lados y nos llevamos todo por delante y al final muchas por mal elegir terminamos con los cuernos puestos. Me metí con un tipo que la única que lo consideraba buena elección era yo, le grite a todos que me dejaran elegir. Me volví una mierda. Deje de ser inteligente. Me acompleje. Ese ser era manipulador, me hacia sentir la mujer más fea del mundo y después me decía que me amaba. Comprende usted, si me amaba yo entendía que era especial. Jamás pensé que mi nivel de inteligencia me llevara al extremo de ser insegura y de culparme de todo, incluso de lo que era su responsabilidad. No se en que punto me perdí.

Hablare de el. Lograba de una manera mágica hacerme sentir en el planeta de los defectos. Era capaz de decirme todo lo que afectara mi autoestima, pero con encanto, casi lograba que no percibiera lo que hacia. Con el llegué a odiar mi cuerpo. Cosa que jamás me paso en el pasado con otras parejas. Nunca me acompleje hasta conocerlo. Y eso que decía que amaba las gorditas. El era un perdedor pero había encontrado en mi la mujer con la que el no podía lidiar sin antes aplicar sus mañas. Debía hacerme sentir pequeña e indefensa para el sentir el control. Y así fue como después de muchos meses de relación comencé a entender su juego. Cuando generaba culpa en mi me ponía en el lugar donde el se veía gigante.

Y si antes yo odiaba la violencia, ahora la detestó más. Eso es peor que la violencia. Lograr aplastar tu autoestima, manipularte, lograr que dejes de ser tu por el otro. Eso es violencia. Violencia en nombre de un amor que no es real, que No existe. Un amor prostituido. Y así después de mucho pensar descubrí que he elegido perdedores. Por esa razón deje de escribir, deje de quererme, deje de ser yo. Ahora después de sanar muchas heridas, después de perdonarme puedo rectificar la ruta, puedo volver a empezar. No quiero machos, quiero alguien de alma noble  y que sepa a que se llama lealtad. Que ame mi cuerpo de caderas anchas y que cuando diga te amo ya yo lo haya comprobado. Hoy me siento hermosa pero sobre todo confiada de que no volveré a elegir mal. Y consciente de que amo mi cuerpo tal cual, no necesito que nadie de aprobación de lo que soy.

2 pensamientos en “Amores desechables: barquitos de papel”

  1. Esa clase de hombres parecen tener un ph.d en manipular. Que saludable saliste de una mala relacion.Que bien cuando dices amo mi cuerpo tal cual es, no necesito aprobacion de nadie, lo aplicare para mi,aquel que me quiera debe quererme tal cual soy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s