Habla menos…

A veces nos vemos forzados a desaprender para volver aprender. Descubro que quien fui ayer no es la misma persona que soy hoy. Cada experiencia, cada conversación, cada encuentro nos cambia. Escuchar forma parte de una de las experiencias más enriquecedoras que nos brinda la vida. Recuerdo que hace años ante cualquier encuentro tenía la necesidad de hablar, de ser escuchada, de contarlo todo. Ahora me deleito ante cualquier escena donde pueda escuchar al otro. Vivo crearle historia de vida a la gente y luego sentarme a disfrutar de todo lo que tiene por contar. He descubierto que escribo por que he encontrado la forma de canalizar mucho de lo que tengo para decir. Ahora disfruto tanto prestar mi oído para poder seguir contándoles. Todos tenemos arsenales de historias no contadas. Una de las cosas que disfruto es encontrarme con adultos mayores para descubrir que tanto han dejado de decir. A veces queremos hablar, pero nos olvidamos de que al escuchar tenemos la capacidad de crecer aún más, de ser mejores. Te has preguntado cuantas cosas guardas en tu memoria que quisieras compartir o cuantas cosas quisieras escuchar de quien tienes al lado. Hoy me doy permiso de seguir escuchando, de prestar mi oído con más ímpetu, de disfrutar más historias que me permitan cada día ser mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s