Ánimo de Pendejismo

bienestar-mental-y-emocional-8842

Un día tuve marido, dos años después socialmente entre en el grupito de “MadresSolteras” una etiqueta que para muchos no es cómoda,  no es lo mejor o cualquier calificativo pendejo que se quiera agregar. Hay cosas que aprendí de las relaciones de pareja, de la inmadurez y de esta generación que más empoderada para joderse no puede estar. Fui de esas que creyo en que el mundo se come rápido y con valentía,  de esas mismas que más auto suficientes no podía ser, que todo lo resolvia, super mujer. Que en casa nada hacía falta aunque que quien debía ser proveedor no hiciera ni mierda. De esas que siempre sacaba el portamonedas para pagar la cuenta. De esas que le pedía a su compañero que hiciera mil cosas que ella misma resolvía porque la inmediatez se habia vuelto una costumbre. Hay lecciones que me han hecho mejor. Reitero no quiero competir con varones. No me interesa usurpar sus roles. No quiero pagarlo todo. Quiero un compañero graduado de hombre. Que sea proveedor, que yo no tenga que creerme varoncito. No quiero estar pendejamente empoderada con ese discurso de mierda, con frases trilladas “No le aguante mierda a ningún varón,  tu eres una mujer preparada” “Por sospecha de infidelidad dejalo, que hombres hay muchos” “Revisalo todo que a las mujeres inteligentes no se le coge de pendeja” y me preguntó y Qué después de esto, estar sola, seguir buscando otro más y mal elegido. El problema no es la relación de pareja, es lo ciega que somos cuando elegimos, es que queremos cambiar a los machitos que nosotras mismas decidimos agarrar.  Es que nos metemos con hombres que tienen historias familiares que repiten como borregos. Es que nosotras nos forjamos pocilgas a conciencia. El día que dejemos de elegir por pasión o por ganas, el día que comencemos a ver los hombres de manera integral, por dentro, con su historia, su familia y todo lo que son, solo ese dia dejaremos de ser elegidas y aprenderemos a elegir. Elegi mal una vez, pero aprendí otras formas de amar, volvi al principio de muchas creencias, corte con historias que no debían seguir, me hice más fuerte, aprendí que esta generación de esta bombardeada de mucha información que va en contra de tener compañeros,  hogar y vidas plenas, es un colectivo de historias que no encajan en cerebros ubicados. Hoy desde mi rol de madre soltera, posición que viven millones de mujeres ractifico que creo en la familia, que creo en hombres con buena crianza, que creo en hombres fieles, que creo en que hay muchos que saben qué es un proyecto de familia, la diferencia es que también hay muchos que no han madurado, que viven como adolescentes, que fueron malcriados, que prefieren la mediocridad y la inestabilidad, en resumidas cuentas, la opción esta en manos de las mujeres, nosotras hacemos familia, criamos, elegimos compañeros y a partir de ahí, sólo con inteligencia podemos crecer junto a un otro sin asumir roles ajenos, respetando; quiero ser y dejar ser. No apoyo ni el machismo, ni el feminismo, reitero no soy feminista y ambos extremos me parecen pendejos, creo en la equidad.

3 pensamientos en “Ánimo de Pendejismo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s