Maternidad

Google
Google

Hay cosas que nunca supe hasta ser madre. Siempre tuve ese sentido por la maternidad a flor de poros. Nunca supe que las malas noches no eran compartidas y que en esos días se media la elección de un buen compañero. Nadie me dijo que nuestra paciencia se mide en las salas de emergencia, ante la calma de un médico y la prisa de una madre primeriza.  Nadie me dijo que después de un hijo jamás te vuelves a sentir sola. Nunca escuché hablar de que hasta los amores que eliges después de ser madre son distintos. No te regalas. Nunca me contaron que aprendes a querer distinto a tu madre, que entiendes que significo haberte criado. Descubres que los hijos son de las madres y que no importa dónde este papá siempre sabrás que es necesario, pero también lucharás con todas tus fuerzas para que la ausencia no se note. Nadie me contó que nos volvemos unas fieras si alguien intenta dañar nuestra cría. Olvidaron contarme que sacrificamos hasta el amor, si ese hijo no lo vemos seguro en medio de otra relación. Sin dudas que nadie me contó que con la maternidad se cambia todo, hasta la forma de amar y mirar. Viva la maternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s