Yo no quiero un infiel?

infiel.jpg


No sé en que parte de nuestra cultura latinoamericana nos enseñaron que la infidelidad era deporte nacional. Siempre he creído que ser infiel no es un accidente, es una decisión. Ayer mientras conversaba con un amigo caí en cuenta de lo disfrutable que es esa sensación de saber que la infidelidad no es un patología colectiva sino una sinvergüencería asumida y ejercida con descaro.

Mi amigo me decía que llevaba un tiempo casado por segunda vez con su esposa, y contaba lo disfrutable que es vivir en pareja y en paz, por tus hijos, lo que significaba no negociar ese espacio de ser trasparente, no tener un celular con clave, no estar nervioso ante la entrada de una llamada. Y así reconfirmo que ser fiel es una decisión igual a la de aceptar estar acompañado.

Como mujer he sido infiel y como compañera recibí infidelidades unas aceptadas, otras perdonadas y muchas otras descubiertas y negadas, en resumidas cuentas, que nos queda, nada, mal sabor, una noche de perder el tiempo, porque el gusto es momentáneo, lo que queda después de un encuentro de infidelidad no es más que ese sabor amargo de la culpa y del engaño.

Después de conversar con ese amigo y saber que estaba en toda la disposición de seguir siendo fiel y de cerrar cualquier escape a una aventura me daba una alegría enorme, le contaba que soy de esas mujeres que aspira a un compañero que diga lo mismo que él, que este dispuesto a respetarme, a ser leal, por decisión no por imposición.

Recordé una conversación de esas que tengo entre amigas casadas, solteras, divorciadas y quedadas, hablábamos de cómo elegir un hombre para convivir y eso es más difícil que saber si una auyama es buena sólo viendo el exterior, no sé cuáles sean las reglas o los trucos, pero si sé que el manejo de esa historia familiar dice mucho, salía con un hombre que de su familia conocía exactamente todos los patrones que el ejercía, infidelidad, hijos fuera del matrimonio, y me preguntaba cómo pedir algo distinto si los hijos no siempre tienen la capacidad de resiliencia y de aprender de los errores ajenos.

Hoy en esas conversaciones entre amigas, termino convencida de que a las mujeres lo que nos falta es saber usar el cerebro cuando estamos enamoradas, debemos saber detalles de la relación de los padres de quienes elegimos, cómo han sido familia, cómo son los hermanos, qué vicios tienen, qué manías, qué pasa en secreto, a quién nos llevamos a casa, a quién le entregaremos ese corazón que muchas veces viene hecho pedazos con la esperanza de conocer alguien mejor, a quién le entregaremos esos planes de futuro y esa historia familiar que luego heredaran nuestros hijos.

He tenido relaciones con hombres que años atrás decía que habían sido los peores, pero hoy descubro que de esas relaciones aprendí lo suficiente para elegir mejor. Siempre he creído que las mujeres muy inteligentes suelen esconder abandono, falta de afecto, inseguridad, baja estima, así un sinnúmero de cosas que se reconfirman en la elección de sus compañeros, siempre he dicho que mientras mejor mujer peor hombre elige, pero no es casual, detrás de muchos de ellos no se esconde más que un personaje que sabe que necesita esa mujer, que palabras decirles para subirle el ego, que jugada hacer para alimentar esa estima; y aunque tal vez creamos que esos hombres no quieren, la verdad es que somos nosotras mismas las que no nos queremos y elegimos al primero que sepa decir palabras bonitas. Mientras no nos amemos no encontraremos quien nos ame, mientras no aprendamos el valor que tenemos, no terminaremos con alguien que nos valore, es hora de cambiar la expresión “no es estar con alguien que te merezca” es estar con alguien que tu te merezcas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s