Procrear en medio de una relación falsa o inestable, para creer que ese hombre creará vínculos eternos contigo, es historia de cuentos antiguos. No creo que lo mas importantes sean los hijos, sino de quien se tienen. La paternidad delega en nuestros hijos un sinnúmero de códigos o historias familiares y de vida, que por mucho depende de la elección de ese padre.

Es cierto que el hombre dominicano en un gran porcentaje es imprudente, no le basta ser infiel, tampoco se protege. Y los hijos andan por doquier, pero casi siempre hay una mujer que decidió que eso fuera así.

Es cierto que para algunas mujeres tener un hijo con un buen partido, como decimos en dominicana, que te pueda pagar el futuro de tu hijo, es un As bajo la manga, así nos lo han vendido. Es egoísta, tal vez, pero es una opción segura para muchas. Las contiendas morales nunca me han importado y respeto y admiro a quienes no le paren al primer loco en el camino.

Soy madre soltera y  después de mucho tiempo en mi proceso de crianza valoro la importancia de elegir bien la figura paterna. Confieso que muchas veces dije  “por que este embarazo no fue de fulano de tal” parirle a un hombre que no le dará más que el apellido, porque la ley lo contempla obligatorio, es risible. Algunos no pueden, ni les interesa, darle crianza, tiempo, amor y me pregunto yo, ¿cuál es la diferencia entre esos y un donante? 

Creo que dentro de cada mujer hay una claridad impresionante con estos temas, nos llaman desde locas hasta maquiavélicas; elegir como me da la gana parir de uno u otro, adoptado, vientre de alquiler, de un inestable, de un casado, de un pendejo, de quien sea, la verdad es que estoy de acuerdo con aquellas que eligen el padre de sus hijos con planificación, estrategia e incluso preselecciones.

Somos implacables para juzgar las elecciones femeninas, somos críticos de las madres solteras, divorciadas, de la elección de como parir los hijos, de los partos, de los abortos y me gustaría saber quién coño le dio permiso al común para imponer, mandar o agredir sobre decisiones tan intimas y personales. Tenga los hijos de quien usted quiera y si se equivoca no será la sociedad quien le acompañe, será usted misma, su conciencia,  su bolsillo, el peso de su crianza y su futuro, con todo y los errores cometidos.

@hildaarzeno

http://www.hildaarzeno.com

 

Anuncios