Y si portarse mal fuera un lugar


IMG_1663

Y si “portarnos mal” fuera un lugar y no una expresión, creo que la culpa no sería sólo una palabra, sino todo un colectivo de castigos permanentes a la conciencia.

Cuantas barbaridades cometemos y nos hacemos los pendejos. Cuantas diabluras has olvidado por amnesia selectiva para no martirizarte, después de meter la pata u otra cosa. Y así me quedé esta tarde después de escuchar esta expresión, de un hombre a quien le tengo múltiples afectos, que en modo de chanza me puso a darle vuelta a esta expresión “si portarnos mal fuera un lugar” tendría color de noche, olor a alcohol, música bohemia y porque no un poco de movimientos de cadera para poder entrar.

Hablar sucio sería el código de entrada y tener inventario de muchos amores sería un valor agregado para tener membresía vitalicia.

Los cuernos pegados te validarían como confiable y algún mal vicio aunque sea secreto te daría autoridad por antigüedad en el rango. Sin dudas que todos llevamos muchas historias no contadas por vergüenza, por conciencia o por pudor.

Los inventarios ya no los hago porque me hacen quedar mal, hay amores que ya no los cuento. Y hoy me río para mí porque no hay mejor vida que aquella que se disfruta sin culpas. Me gustaría ir a ese lugar y que portarme mal no tenga que entrar en cálculos con mi conciencia, ni contabilizar con el medidor moral de nuestras sociedades, prefería un espacio donde las ganas no se le atañen a los animales y donde las pasiones se dejen de patologizar, soy mujer de grandes pasiones, de pocos límites y de disfrutes amplios, que viva la expresión y que se ejerza con descaro “que portarse mal sea la regla”.